Uso Linux

Ya es bien sabido que todo equipo informático requiere de un programa “que le da vida”, al que se le denomina Sistema Operativo.
Existen numerosos Sistemas Operativos, cada uno desarrollado específicamente para funcionar en determinado equipo.
Las clásicas computadoras de escritorio, laptops, notebooks y netbooks utilizan Sistemas Operativos como Windows, OS X, o alguna (entre más de una decena) distribución (distro) de GNU-Linux.
A su vez, cada uno de los sistemas nombrados tienen versiones mas potentes para máquinas que trabajan en red, versiones estándar, y versiones para pequeños equipos.
Si hablamos de móviles como iphone, ipad, Tablets, celulares de ultima generación, saltan nombres de Sistemas Operativos como iOS, Android o Symbian.
Ni que hablar de dispositivos como cajeros automáticos, microondas, lavarropas o automóviles que utilizan Sistemas Operativos Embebidos como Windows CE, OSEK/VDX, vxWorks, FreeBSD, ThreadX o Android.
Por lo ya descripto se deduce fácilmente que no se instala cualquier Sistema Operativo en cualquier equipo informático.
Otro tema importante, cuando hablamos de Sistemas Operativos para computadoras personales, es que actualmente podemos definir claramente hacia que tipo de usuario va destinado cada uno.
Por ejemplo: OS X siempre apuntó sus baterías hacia el profesional, y más específicamente al Diseñador Gráfico o al que trabaja con Audio y Video (Multimedia), Windows abarca desde el usuario doméstico avanzado, hasta el profesional en campos que no son los que los mismos que OS X, mientras que las distros de Linux apuntan básicamente al usuario doméstico básico y al estudiante (salvo casos específicos).
Linux es un Sistema Operativo libre (su código fuente puede ser utilizado, modificado y redistribuido libremente) que se denomina genéricamente así por su núcleo, desarrollado por Linus Torvalds en 1991.
En realidad cada distribución, llámese Ubuntu, Suse, Fedora, Debian o sus derivadas y mejoradas en algunos aspectos como Kubuntu, Mint o Guadalinex, esta compuesta por el núcleo Linux más un paquete de programas y un entorno gráfico (bordes de ventana, iconos, etc.) que generalmente es Gnome o KDE.
Las distros de Linux consumen menos recursos que Windows, no requieren la instalación de antivirus, reconoce casi todos los periféricos sin necesidad de instalar los odiados “drivers” y su actualización vía internet nos permite contar con un sistema siempre al día.
Si al realizar la instalación del SO generamos un segundo usuario, cuando este elimine accesos o programas, o llene de basura su equipo, simplemente ingresamos como Administrador, le damos de baja a ese usuario, le volvemos a dar de alta... y ahora tendrá una máquina nueva sin necesidad de reinstalar programas o realizar configuraciones.
No es posible instalar programas por error o que se autoinstalen ya que para realizar cada instalación el equipo nos pedirá contraseña.
La instalación de los programas es muy sencilla ya que simplemente vamos a una opción del menú denominada “Repositorio” y escribimos en el formulario el programa que queremos instalar. Si está en el Repositorio quiere decir que esta testeado y se entenderá bien con la distro que tenemos instalada.
Otra ventaja importante es que antes de bajar el programa y autoinstalarse (si, autoinstalarse!) se fija si nos faltan componentes (algo parecido a las DLL de Windows), y si es así, se encarga de descargarlas.
Y uno comienza a olvidarse de la tediosa forma de Windows de descargar paquetes zipeados, descomprimirlos, instalarlos... y por la mitad de la instalación descubrir que nos falta una DLL.
No recomiendo bajar programas directamente del sitio web ya que no siempre se entienden correctamente con nuestra distro.
Si el equipo presenta problemas y tenemos que reinstalar, simplemente metemos el CD o el pendrive que contiene la versión LiveCD y posteriormente encendemos nuestro equipo. Al cabo de unos minutos la compu nos preguntará que queremos hacer: Probar o Instalar.
Las distros desarrolladas en español, como Guadalinex, cuentan con la ventaja de ahorrarnos el tiempo de configuración del idioma y otras cosas menores.
Si solamente deseamos probar Linux, podemos simplemente arrancar con el CD puesto y seleccionar la opción Probar. No recomiendo realizar instalaciones con doble booteo.
Hoy me he decidido dar un paso más: cambié mi vieja distro por Mint 12.


12 de diciembre de 2011, rev. 20 de diciembre de 2011
Juan Carlos Gonzalez (profejuancarlos@gmx.com)

 

Contacto

profejuancarlos@gmx.com

Montevideo